domingo, 8 de marzo de 2015

Rosquillas de anís


Las rosquillas de anís, uno de los dulces tradicionales que me recuerdan cuando era pequeña y veía a mi madre haciendo un montón para todos. Aparte de las magdalenas, mantecados, perronillas y pastas que es lo que más hacía.
No es como hoy en día que tenemos una gran variedad de dulces a nuestro alcance, aunque yo prefiero los caseros sin tantos conservantes y colorantes.

Este dulce se consume principalmente en Semana Santa.
La masa obtenida es algo pegajosa, conviene tener las manas aceitadas y la mesa enharinada.
Al freír, algunas se hacían muy rápido y cogían color enseguida, de manera que tuve que bajar la temperatura hasta cogerle el punto. Como tienen que hacerse en abundante aceite, para no utilizar demasiado, en vez de hacerlas en una sartén honda las he hecho en un cazo pequeño en tandas de tres. Tardan poco tiempo en freírse, enseguida flotan, se les da la vuelta por las dos caras y listo.
También se pueden rebozar en una mezcla de azúcar y canela.
Las cantidades entre paréntesis son las que he utilizado para obtener menor cantidad de rosquillas. 

INGREDIENTES:
(para 25 rosquillas)
200 gr de azúcar (130 gr)
Ralladura de 1 limón
3 huevos L (2 L)
100 gr de aceite de oliva suave/girasol (65 gr)
50 ml de licor de anís (40 ml Marie Brizard)
500/550 gr de harina de repostería (350/380 gr)
1 sobre de levadura química
1 pellizco de sal

Harina para espolvorear la mesa
Aceite de oliva suave/girasol para freír
Azúcar para rebozar las rosquillas

ELABORACIÓN:
1- Poner el azúcar en el vaso, pulverizar 30 segundos, velocidad progresiva 5-10.
2- Añadir la ralladura de limón, programar 45 segundos, velocidad progresiva 5-10.
3- Agregar el aceite, los huevos y el licor de anís, mezclar 10 segundos, velocidad 6.
4- Tamizar la harina, junto con la levadura y la sal.
5- A velocidad 4, añadir la harina poco a poco (a cucharadas) por el bocal.
6- Amasar 30 segundos, vaso cerrado, velocidad espiga. Tiene que quedar una masa blanda pero manejable.
Si no añadir unos 30 gr de harina y amasar 15 segundos más.
7- Dejar reposar la masa 15 minutos dentro del vaso.
8- Sacar la masa del vaso con las manos un poco aceitadas, poner sobre una superficie enharinada.
9- Preparar pequeñas bolas (tamaño de una nuez), aplastar ligeramente, hacer un agujero en el medio y estirar para que al freír no se cierre (foto).
10- Freír en abundante aceite caliente hasta que adquieran color. Tener cuidado con el aceite, se quema fácilmente, bajar la temperatura si es necesario. Dar la vuelta a la rosquilla para que se fría por igual.
Sacar y dejar escurrir sobre varias capas de papel de cocina.
11- Rebozar en azúcar cuando todavía estén calientes.
12- Se conservan durante varios días en una caja hermética o en bolsas de congelar bien cerradas.
¡Qué aproveche!

Fuente: Mis Thermorecetas (algunos cambios).









Chonchi

4 comentarios:

  1. Me gustan las recetas de las madres y abuelas.Un saludo de tu parner.

    ResponderEliminar
  2. Pues ya sabes lo que tienes que hacer cuando te encuentres animada. Beso.

    ResponderEliminar
  3. Tus manos hacen que todo lo que haces sea rico,rico,ricoooo doy fe.Marina

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Marina, me alegro que te gusten. Besooo.

    ResponderEliminar