jueves, 30 de enero de 2014

Tarta de cumpleaños


Esta tarta de cumpleaños la hice para una amiga muy especial. Alguien que conocí cuando estuve ingresada la última vez. Se llama María José como yo y es encantadora. Es una persona con una enfermedad de las malas y a pesar de todo el sufrimiento que padece no dice nada. Intenta ser muy discreta y no molesta a los que la rodean. Por su manera de ser se hace querer enseguida, yo la quiero mucho y por eso le hice esta tarta de bizcocho de colores con una crema de mantequilla y marsmallows.¡ Por cierto! Le gustó mucho y sopló de una vez todas las velas, a pesar de llevar oxígeno. ¡Eres un ejemplo a seguir compi!
Los colorantes que he utilizado no me han gustado mucho, DrOetker, porque se mezclaron todos los colores, tuve que echar mucha cantidad y además quedaron muy claros. Los mejores son Wilton o American color.
Si no encontrais el buttermilk lo podéis hacer casero, se echa una cucharada de limón o de vinagre por cada 250 ml de leche y se deja reposar unos 10 minutos. Quedará con aspecto de leche cortada.
He puesto claras en vez de huevo entero para que tiñan mejor los colores.
He utilizado un molde de 24 cm, para mi gusto, quedó un poco baja para lo que yo quería.
La adorné con unas velas de feliz cumpleaños y con lacasitos le puse los años que hacía y también los puse alrededor de la tarta.

INGREDIENTES:
Para el bizcocho:
375 ml de buttermilk
1 cucharada y media de vinagre blanco
5 claras de huevo L (190 gr)
155 gr de mantequilla a temperatura ambiente
280 gr de azúcar blanco
335 gr de harina
35 gr de maizena
2 cucharaditas de levadura química
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de pasta de vainilla
Colorantes azul, rojo,amarillo y verde

Para la crema de mantequilla:
250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de azúcar glas (comprado)
Medio bote de crema de marsmallows Fluff

Lacasitos
Velas

ELABORACIÓN:
Para el bizcocho:
1- Preparar el buttermilk si no tenemos.
2- En un bol grande poner la harina, la levadura, la Maizena y la sal. Tamizar y reservar. Son los ingredientes secos.
3- Poner la mariposa y echar el buttermilk, las claras y la vainilla. Batir 2 minutos, velocidad 3. Reservar. Son los ingredientes líquidos.
4- Poner la mantequilla y el azúcar, programar 2 minutos, velocidad 3 y medio, hasta que haya blanqueado.
5- A velocidad 3, añadir 1/3 de ingredientes secos. Cuando esté bien mezclado, añadir 1/3 de ingredientes líquidos y así ir alternando secos y líquidos hasta que esté todo bien integrado.
6- Poner la masa final en un bol y pesar. Dividir en 4 partes de menos a más cantidad, porque los colores que se ponen primero llevan algo más de cantidad.
En mi caso: 270 gr de azul, 290 gr de verde, 310 gr de amarillo y 340 gr de rojo.
Poner la masa en 4 cuencos y añadir los colorantes. Mezclar bien cada color, en el horno pierde tonalidad. ¡Tenerlo en cuenta!
7- Precalentar el horno a 180º, calor arriba y abajo.
8- Poner en el molde previamente engrasado el primer color, siempre echándolo en el medio, después el segundo (en el medio)y así sucesivamente. Mover lo menos posible.
9- Hornear durante aproximadamente 30 minutos.
10- Dejar enfriar en una rejilla. (Envolver en film transparente y guardar en la nevera si no queremos hacerlo todo en el mismo día).

Para la crema de mantequilla:
11- Tamizar el azúcar glas y colocar en un bol grande junto a la mantequilla a temperatura ambiente.
12- Con una batidora de varillas, batir a máxima velocidad durante 5 minutos o hasta que la mezcla aumente su volumen, se aclare y tenga una textura parecida al helado.
13- Incorporar la crema de nubes y batir 1 minuto más. ¡Ya la tenemos!

Montaje: 
13- Cortar el bizcocho en 2 partes con una lira y poner un palillo en cada parte, para saber donde nos coincidirán una vez dada la crema.
Colocar en la base donde irá puesta la tarta la parte de abajo del bizcocho, con un pegote de crema para sujetarla.
14- Poner una capa de crema, colocar la parte de arriba. Dar una capa de crema por todo el bizcocho y meter en la nevera antes de dar la última capa, para endurecer y que no se suelten migas.
15- Sacar de la nevera y meter la pala de alisar en un vaso alto con agua caliente. Secar con un trapo y utilizarla enseguida para lograr un buen acabado.
16- Adornar con Lacasitos alrededor del bizcocho, poner unas velas y algún Lacasito más.
¡Qué aproveche!

Fuente: El rincón de Bea, A nadie amarga un dulce y Alma Obregón.





















Chonchi

No hay comentarios:

Publicar un comentario